La paranoia en forma de psicosis pasionales

Desde la época clásica, el término paranoia es sinónimo de locura, de desorden mental grave. Hoy en día ciertamente se trata como un desorden mental grave, pero muy específicamente como desorden de la inteligencia que corre el riesgo de enmascarar la dimensión afectiva que, sin embargo, es su fundamento. 

El sistema paranoico completa el sistema obsesivo de pensamiento, dando además al intelecto una dimensión afectiva complementaria. Pero, a causa de su rigidez, se opone a la capacidad imaginativa del histérico, ya que el paranoico no sería capaz de imaginar, ni por un instante, que pueda caberle más papel que el suyo propio, el de una víctima y el de guardián de la Ley. 

Las paranoias se distinguen por el mantenimiento de las capacidades de inteligencia, en contraste con el delirio crónico esquizofrénico. Pueden ser de muchos tipos y depende en muchos casos de la personalidad de aquellos que la padecen. Por supuesto es altamente recomendarte contactar con un psicologo online que pueda prestar terapia para poder controlarlas. 

Contenidos

Las psicosis pasionales 

Son las paranoias del amor, ya se trate de erotomanía o de celos mórbidos. Están caracterizados por un trastorno grave del juicio.  

Erotomanía

El erotómano, que suele ser mujer en la mayoría de los casos, se ilusiona tras un breve periodo de tiempo, hasta llegar al convencimiento de ser amado/a por alguien a quien, en realidad, le es completamente indiferente. 

Esta idea dominante gobernará su mente. Todo cuanto ocurra se ordenará en función de ese amor, que no ha sido suscitado ni es compartido, y de la inquebrantable certeza de su realidad. 

Eretomanía

La fase inicial de espera y de esperanza da paso enseguida a un periodo más decidido en que el erotómano/a importuna a su víctima, que no puede hacer nada por evitarlo, para demostrarle la plenitud de la seducción. 

Posteriormente llega una fase vindicativa propiamente dicha: periodos de esperas intermitentes para acercarse al amado, mensajes incongruentes y llamadas telefónicas repetitivas e incesantes, para terminar con amenazas a la persona y a su familia. Para entonces, el amor se habrá convertido ya en odio.

Celoso mórbido

Por otro lado tenemos el celoso mórbido, que en este caso suele ser mayoritariamente hombre. Este perfil tiene una brusca intuición inicial, a veces tras varios años de vida en común, de que su pareja le engaña. Se desarrolla a partir de entonces la idea verdaderamente obsesiva de la presencia de otra persona en la vida de su cónyuge. 

Desde ese momento se organiza una verdadera vigilancia detectivesca: espía, registra los objetos personales en busca de una pista o una prueba, pregunta sin descanso intentando poner a la víctima en contradicción consigo misma. 

No sirven de nada las negaciones. De hecho, en la mente del enfermo, se convierten en pruebas suplementarias de su mala conducta. 

Celos mórbidos
Conducta de celoso mórbido

El celoso mórbido es más peligroso que el erotómano y, en estado de exasperación, puede llegar a matar. No en vano, esta es la primera causa de las agresiones y muertes provocadas dentro de la violencia de género. 

En resumen, las psicosis pasionales se caracterizan por tanto por un trastorno del juicio sectorial que afecta a una relación individual, afectiva y sexual. En el erotómano el objeto escogido por la pulsión sexual está privilegiado, por así decir, en función de su imposibilidad de satisfacer la sexualidad del sujeto. En el celoso, el objeto está dotado de un doble del sexo opuesto. La persecución pertenece al juego. 

El erotómano crea su historia en la que es seducido y abandonado terriblemente. Un supuesto rival se convierte en la fijación del celoso. Ambos se evaden de la realidad creando un mundo imaginario paralelo. Sin embargo, este solo existirá en su mente. 

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad