Qué es la compulsión y cuáles son los tipos más frecuentes

La compulsión es una actividad repetitiva, excesiva y un ejercicio mental sin sentido que una persona realiza en el intento de evitar afligirse o preocuparse. Las compulsiones son un comportamiento destinado a reducir el malestar psíquico debido a factores como la depresión o ansiedad.

En algunas situaciones, la compulsión puede estar asociada al abuso de sustancias o al trastorno obsesivo-compulsivo. Los individuos en esas condiciones se involucran en un comportamiento compulsivo no porque quieren, sino porque sienten que necesitan hacerlo.

Las compulsiones también pueden ser menores y no alcanzar un nivel considerado como una enfermedad mental. Muchas personas tienen compulsiones leves, como la necesidad de ejercitarse regularmente, de involucrarse en una cierta cantidad de trabajo o de contar sus pasos. Las compulsiones sólo se convierten en parte de un diagnóstico de salud mental cuando crean angustia, interfieren en la vida normal o ponen en riesgo la salud de una persona.

Nervios y compulsión

Las compulsiones no son actividades voluntarias y no se realizan por placer. Se trata de un sentimiento de necesidad por realizar un comportamiento específico para aliviar el estrés y la incomodidad que se vuelve abrumadora si la actividad no se realizaba de manera específica y repetida. Ejemplos de estas actividades motoras compulsivas son lavarse las manos sin parar, comprobar repetidamente que la puerta del hogar está cerrada y organizar y reorganizar elementos en un orden definido.

A continuación, hablaremos sobre algunos de los tipos de compulsión más frecuentes que pueden ocasionar un problema grave en la vida de quienes las padecen.

1. Acumulación

También conocido como trastorno de acumulación. Se trata de una dificultad persistente de deshacerse o separarse de las posesiones a causa de la necesidad percibida de guardarlas. Una persona con esta compulsión experimenta angustia al pensar en deshacerse de cualquier posesión, independientemente del valor real.

La acumulación generalmente crea condiciones de vida tan apretadas que las casas pueden ser llenadas hasta su total capacidad, quedando libres sólo caminos estrechos entre pilas de basura. Y cuando no hay más espacio dentro de casa, el acumulamiento puede extenderse al garaje, vehículos, patio trasero y otras áreas de la propiedad.

2. Compulsión por compras

Compulsión a las compras
Woman sitting on sofa surrounded with shopping bags, rubbing feet

Comprar compulsivamente se caracteriza por efectuar compras excesivas. Este tipo de compulsión causa perjuicios en la vida de una persona, como endeudamiento o dificultad para establecer un compromiso con la propia familia. La tasa de prevalencia de este comportamiento compulsivo es de aproximadamente 6% en todo el mundo, de este porcentaje, se estima que las mujeres representan el 85% de la población con este tipo de compulsión.

3. Compulsión por sexo

Este tipo de comportamiento compulsivo se caracteriza por sentimientos, pensamientos y comportamientos sobre cualquier cosa relacionada con el sexo. Estos pensamientos pueden ser difusos y causar problemas en la salud, ocupación, socialización u otros ámbitos de la vida diaria.

Estos sentimientos, pensamientos y comportamientos suelen ser un problema cuando entran en la categoría de ser considerados ilegales o moralmente y culturalmente inaceptables. En algunos casos, algunos científicos han caracterizado el comportamiento sexual compulsivo como un tipo de dependencia sexual, aunque esta condición no es aun reconocida por los principales manuales de diagnóstico médico.

4. Compulsión alimentaria

Es la incapacidad de controlar la cantidad de ingesta nutricional, resultando en una ganancia de peso excesivo. Este exceso de comida generalmente es un mecanismo de enfrentamiento para tratar con problemas en la vida del individuo, como el estrés. La mayoría de los comedores compulsivos saben que lo que están haciendo no es bueno para su salud.

El comportamiento compulsivo generalmente se desarrolla en la primera infancia. Las personas que luchan con la compulsión alimentaria generalmente no tienen habilidades de enfrentamiento adecuadas para hacer frente a las cuestiones emocionales de la vida diaria, y utilizan la alimentación como una forma de compensar de las frustraciones. Las compulsiones alimentarias ocurren en períodos con duración variable, en los cuales comen o beben sin parar hasta que el deseo de comer pase o no puedan consumir más.

Compulsión de alimentos

Estos actos generalmente se acompañan de sentimientos de culpa y vergüenza. Este comportamiento compulsivo puede tener efectos colaterales mortales, incluyendo la obesidad mórbida, el aislamiento social debido al peso y la depresión.

5. Compulsión por el juego

La compulsión por juegos puede llevar a serios problemas personales y sociales en la vida del individuo. Este comportamiento compulsivo generalmente comienza al principio de la adolescencia para los hombres y edades de entre 20 a 40 años para las mujeres.

Las personas que tienen problemas para controlar las compulsiones al juego generalmente tienen aún más dificultad en resistirse al deseo cuando atraviesan un período estresante en su vida. Los individuos que juegan compulsivamente tienden a tener problemas con los miembros de su familia, con la ley, con los establecimientos y personas con quienes juegan. La mayoría de los problemas con este comportamiento se debe a la falta de dinero para seguir jugando o pagar deudas de juegos anteriores.

Deja un comentario