Psicología jurídica: qué es, especialidades y aplicaciones

Tanto la psicología como el derecho son ciencias humanas y sociales, ambas se dedican principalmente al estudio del comportamiento del ser humano, la psicología se encarga del análisis de éste, mientras que el derecho lo normaliza a través de leyes.

En este sentido, el estudio de la conducta que realiza la psicología proporciona las bases para la creación de leyes eficaces. De esto surge la psicología jurídica, una rama de la psicología que aplica sus conocimientos sobre los individuos y la sociedad en el ámbito legal.

¿Qué es la psicología jurídica?

La psicología jurídica se define como la especialidad de la psicología que se encarga del estudio, evaluación y asesoramiento de la conducta del ser humano en el ámbito de la ley y la justicia, usando las técnicas básicas y experimentales de la psicología. Dicho estudio puede ayudar para una mejor organización social y para la resolución de conflictos, permitiendo comprender mucho mejor los cambios psicológicos producidos por la aplicación de las leyes.

En este sentido, se podría decir que el derecho y la psicología se apoyan entre sí, cada una aportando sus conocimientos para un fin común relacionado con la conducta humana.

A pesar de que para efectos de la psicología jurídica, el derecho y la psicología tienen un punto en común, entre estas dos ciencias existen notables diferencias, primeramente la psicología pertenece a las conductas, mientras que el derecho a las normas. Sin embargo, esta diferencia a su vez las relaciona, ya que mediante el análisis de las conductas se pueden dictar normas más acertadas.

Esto nos indica que son dos ciencias que trabajan en armonía para el beneficio de ambas, mientras que el derecho establece guías para las conductas, la psicología predice y analiza dichas conductas. En este sentido, la psicología presenta las siguientes cercanías con el derecho:

  • La psicología del derecho, lo que indica, un análisis de los elementos psicológicos para el ejercicio del Derecho.
  • La psicología en el derecho, implica que la psicología estudia las leyes que provocan diversos comportamientos.
  • La psicología para el derecho, la cual permite interpretar los diferentes comportamientos, establecer la verdad de los hechos, inculpar, entre otros.

Subespecialidades de la psicología jurídica

Las tres subespecialidades de la psicología jurídica son su base fundamental, y también las primeras relaciones entre el Derecho y la Psicología. Estas son:

  • Psicología social: abarca las interacciones del ser humano en su entorno social, es decir, las relaciones que establece un individuo con los demás, lo cual permite consolidar las bases para la creación o modificación de leyes que normalicen esta conducta. Este tipo de psicología incluye la predicción de conductas delictivas y los estudios para explicar lo que las impulsa. 
  • Psicología de la atribución: esta subespecialidad está relacionada a la explicación de las decisiones judiciales, como lo son la culpabilidad y la responsabilidad penal.
  • Psicología cognitiva: en este caso se trata del análisis de las declaraciones de testigos, las cuales aportan datos importantes sobre el comportamiento humano.

¿Qué hace un psicólogo jurídico?

La función principal de la psicología jurídica es estudiar cómo afectan las leyes en el comportamiento de los individuos pertenecientes a un entorno social, logrando así, a través de regulaciones, mejorar poco a poco el sistema judicial.

En este sentido, un psicólogo jurídico tiene diferentes funciones que permiten llevar a cabo los objetivos de esta especialidad, entre ellas están:

  • Analizar y diagnosticar las condiciones desde el aspecto psicológico de los diferentes individuos implicados en el proceso judicial, incluyendo las víctimas, los jueces, los delincuentes, entre otros.
  • Brindar asesoría y orientación desde el ámbito psicológico, y a través de sus experiencias y conocimientos, a los organismos judiciales.
  • Diseñar y llevar a cabo programas que permitan prevenir, tratar e integrar a los actores jurídicos, ya sea en el ámbito social o penitenciario, e igualmente desde el aspecto tanto individual como colectivo.
  • Aportar conocimientos y técnicas psicológicas de utilidad para sus labores a los profesionales de la justicia.
  • Elaborar campañas relacionadas a la criminalidad.
  • Intervenir y mediar, desde el aspecto psicológico, en casos de conflicto, buscando soluciones satisfactorias para todos los involucrados.
  • Investigar estrategias para mejorar la situación de la víctima en el sistema judicial. 

Aplicaciones de la psicología jurídica

El psicólogo jurídico se adaptara según el área del derecho en la cual se desempeñe, es así como la psicología jurídica puede tener diferentes aplicaciones, según el área a la que se aplique, las principales son:

  • Psicología jurídica y forense: la psicología jurídica aplicada al ámbito forense es la que se lleva a cabo ante los tribunales y que se aboca a lo respectivo con la familia, el trabajo, y también el ámbito penal, administrativo y civil.
  • Penitenciaria: este ámbito de aplicación se refiere a lo relacionado con los delitos, teniendo la función de estudiar y comprender el comportamiento de los privados de libertad, incluyendo la tramitación de sus permisos, organización de la prisión, indultos, entre otros.
  • Judicial: aplicada principalmente a lo relacionado con los testimonios y el jurado, determinando de su credibilidad y validez.
  • Policial: en este caso se refiere al desempeño del psicólogo en lo relacionado a la formación y organización los profesionales de la policía, la guardia o el ejército.
  • Victimología: se refiere principalmente a la atención de victimas incluyendo su estudio, seguimiento, valoración del perfil, elaboración de campañas de prevención, entre otros.
  • Criminología: abarca lo concerniente con el estudio de los criminales, su personalidad, motivaciones y todo lo que tiene que ver con sus delitos, desde el aspecto psicológico.
  • Mediación: comprende la aplicación de la función del psicólogo en lo relacionado con la mediación ante los conflictos, procurando que su solución beneficie a ambas partes.

Finalmente es necesario resaltar que la psicología jurídica es muy importante, ya que gracias a su análisis y diagnóstico en los procesos judiciales, los implicados tienen una adecuada orientación durante el proceso.

Por otro lado, su intervención permite tratar una gran variedad de problemas psicológicos y de comportamiento, e igualmente realizar una mediación correcta ante conflictos que puedan surgir. Todo ello permite obtener mejores soluciones en los casos judiciales.

Psicólogo y sexólogo de profesión con número de colegiado AO09281. Creador y administrador de Ciberpsique. Me dedico a la redacción online desde hace más de 10 años. Disfruto creando contenido de psicología y salud mental, intentando que resulte interesante para cualquier persona.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad