¿Cómo superar una ruptura amorosa? Alejandra Mencías, psicólogo en Majadahonda, te lo explica

Una ruptura amorosa supone una pérdida y, como tal implica elaborar un duelo. Lleva asociados una serie de cambios en muchas áreas y rutinas de la vida a las que estábamos más que acostumbrados. Sin embargo, es una situación que se puede superar si se trabaja adecuadamente en ella. Para ayudarte en este proceso puedes visitar a un psicólogo para que no queden heridas por cerrar o mal curadas. Si estás interesado en un psicólogo, te recomiendo mis servicios de psicólogo en Majadahonda. A continuación describiremos algunas situaciones en las que se pueden dar rupturas de pareja y cómo afrontarlas.

Ruptura amorosa con hijos

Es una situación sumamente común. Mucha gente evita romper por no dañar el ambiente de cara a los hijos, pero lo cierto es que para los niños es mejor una separación que mantener un ambiente hostil y en el que ya no hay amor entre los padres. Siempre hay que explicarles que la ruptura no tiene nada que ver con ellos y que ambos padres siempre los querrán y estarán ahí para ellos.

Ruptura amorosa por infidelidad

Es una de las causas más frecuentes de rupturas de pareja. Cuando hablamos de una pareja monógama, en la que previamente se ha acordado mantener este tipo de relación, ser infiel a la otra persona supone romper ese pacto, engañar a la pareja y, por tanto, romper la confianza en el otro. Es algo que se puede intentar recuperar, pero depende mucho de las circunstancias y las necesidades de cada persona. Restaurar la confianza requiere mucho trabajo personal por parte de los dos.

Ruptura amorosa con un compañero de trabajo

Es una situación algo complicada por el ambiente en el que se produce (en un entorno de trabajo)  en el que hay un montón de connotaciones alrededor, especialmente si se ve a esa persona a diario porque trabaja en el mismo departamento, planta, etc. El no poder evitar verle cada día, dificulta mucho más el duelo, porque dilata la ruptura del vínculo e implica comportarse  de forma diferente en la misma situación de siempre.

Ruptura amorosa en el embarazo

Es una situación sumamente dura, ya que un embarazo es un estado especialmente vulnerable para la mujer en muchos aspectos y la ruptura de la pareja precisamente entonces, y dependiendo de cada caso, puede ser psicológica y emocionalmente muy comprometido. En estos casos, la ayuda psicológica se hace casi imprescindible.

Ruptura amorosa en adolescentes


La adolescencia es precisamente el periodo en el que empezamos a establecer relaciones amorosas y experimentamos las primeras rupturas que, dependiendo del caso, pueden ser más o menos llevaderas. Es normal que para un/a adolescente una ruptura pueda suponer un mundo, ya que viven las relaciones con mucha intensidad e incluso con idealización, conforman gran parte de su mundo emocional.

¿Por qué duele una ruptura amorosa?


Como comentaba más arriba, una ruptura implica una pérdida. Antes tenía algo que quería y ahora no está. Eso ya lo puede hacer doloroso per se, además de todos los cambios que supone: Enfrentarse a emociones, cambios de rutinas… Pero sobretodo enfrentarse a preguntas como: ¿Por qué? ¿En qué momento dejamos de querernos? ¿Pudimos hacer algo antes? ¿Podemos volverlo a intentar? ¿Cómo será mi vida ahora? ¿Cómo dejar de echarle de menos?


Una ruptura nos rompe, nos fractura, puede suponer un punto de inflexión en nuestra vida. Implica enfrentarse al hecho de que ya no quieren estar con nosotros o que nosotros ya no queremos estar con alguien. Y esto es doloroso y duro: Está relacionado con sentimientos de rechazo, de abandono, de culpa… También tambalea nuestra autoestima y nuestro autoconcepto, nuestra forma de vernos a nosotros mismos: Nos hace cuestionarnos y preguntarnos por nuestras sombras, enfrentarnos a ellas  e implica sacar fuerzas y energía para reponernos del golpe.

Todo esto también depende del motivo de la ruptura y por supuesto se ve influenciado por ello: No es lo mismo procesar una ruptura por infidelidad  que por desamor o por diferencias de objetivos y proyectos vitales.

¿Cómo afecta una ruptura amorosa a los hombres? ¿Y a las mujeres?

En principio, no tiene por qué haber diferencias significativas dependiendo del sexo, ya que por lo general las diferencias se dan más entre personas, individuos (indistintamente de que sean hombres o mujeres)  que entre grupos.  No obstante,  algunos estudios apuntan que las mujeres sufren más con las rupturas amorosas en un primer momento pero las superan con más facilidad y se vuelven más fuertes emocionalmente, mientras que los hombres continúan con su vida y siguen adelante antes  pero pueden llegar a no reponerse totalmente de la ruptura.

¿Cuánto dura una ruptura amorosa?

 Eso es algo complicado por no decir imposible de contestar, ya que depende mucho de cada persona, de cada relación, de cómo fuera la ruptura, de cuánto tiempo se llevara de relación, de si convivían juntos o no, si se ven después de la ruptura o no… Son demasiados factores a tener en cuenta, que hacen que cada ruptura sea un proceso totalmente diferente.  Lo que sí es un factor común es que tras la ruptura suele pasarse por un periodo de duelo o un proceso en el que necesitamos recolocar un poco nuestros pensamientos, sentimientos y emociones y reubicarnos en nuestra nueva vida sin esa persona. Y ES NECESARIO pasar por ese proceso.

Mucha gente que acude a consulta tras una ruptura quiere “quitarse ese malestar, no llorar, no pasar por esto” pero es parte del proceso de sanación y de tu historia de aprendizaje y crecimiento personal. Es como si para que cicatrice una herida no quieras que escueza, eso es algo inevitable. Tiene que escocer, es el proceso natural de curación y tiene su por qué. De no permitirte pasar por ese duelo, pueden quedar enquistados determinados sentimientos, emociones o comportamientos que pueden interferir en tu vida y dificultarte rehacerla de la forma más adaptativa y sana para ti.

¿Por qué asistir a un psicólogo tras una ruptura amorosa?

La ayuda psicológica tras una ruptura es muy recomendable para poder identificar y gestionar todas las emociones y sentimientos asociados a ese momento. El/la psicólogo/a, especialista  en salud mental, te ayudará proporcionándote herramientas claves para trabajar el dolor y superar la fase de duelo,  negación o rabia, en la que comúnmente solemos quedarnos más estancados tras una ruptura.


Es fundamental también el trabajo en asertividad y autoestima, que puede verse muy dañada tras la ruptura amorosa, sobretodo si ha sido difícil o la relación ha sido tormentosa. Para estar bien con otras personas es importante estar bien con uno mismo.


Asimismo, te ayudará a ser  consciente de todos los recursos a tu alrededor para que puedas reconstruir tu vida. En estos momentos es muy importante el apoyo social, por lo que es crucial contar con los amigos, la familia, los compañeros, etc. para disfrutar de actividades agradables y motivadoras que resulten no sólo distractoras, sino episodios en los que disfrutar y hacer uso de las habilidades sociales, fortaleciendo vínculos y lazos con las personas más queridas.

Ayuda profesional para superar una ruptura amorosa

Una de mis especialidades es la terapia de pareja, por lo que también las rupturas de parejas forman parte de mi trabajo diario. Lo importante es que cada uno de los miembros de la pareja sea feliz, por lo que, si es más probable alcanzar ese bienestar estando separados, el trabajo se dirigirá hacia ello.

Muchas personas que acuden a consulta se preguntan qué hacer tras una ruptura. A menudo se sienten totalmente perdidos y no saben cómo redirigir su vida, sus rutinas. Frecuentemente me preguntan:”¿Cómo lo hago?”. Pues si bien no existe una respuesta específica, el proceso suele ser el siguiente: La terapia para superar una ruptura amorosa pasa por ser consciente de los motivos que han hecho que la pareja se rompa e identificar los pensamientos y emociones derivados de esta nueva situación, así como aprender de ella, qué moralejas podemos sacar, qué aprendizajes, qué pasos dar y cuáles no. También pueden detectarse patrones de dependencia o tendencia a verse envueltos en relaciones tóxicas, por lo que aprender de esto es muy útil para no volver a repetir ese tipo de patrones, o minimizarlos al máximo.

Es bastante común también sufrir ansiedad (pueden experimentarse hasta síntomas físicos, como las náuseas) o depresión tras una ruptura amorosa, por lo que, si se presentara, es importante trabajarla antes que todo lo demás, ya que si no regulamos antes las emociones, puede resultar más complicado desarrollar el resto del tratamiento.

Si has pasado o estás pasando por un proceso de ruptura amorosa, te invito a trabajarlo conmigo, psicólogo en Majadahonda: La primera consulta es gratuita y el horario es amplio y flexible. Además, puedes optar por la opción online si te es más cómoda o se adapta mejor a tus horarios y puedes llevar a cabo tu sesión desde cualquier lugar.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad