Cómo podemos afrontar mejor las crisis fortaleciendo la resiliencia 

Fortalecer la resiliencia es algo que a todas las personas nos interesa. A lo largo de nuestras vidas pasamos irremediablemente por crisis, duelos, enfermedades, violencia: ¿cómo nos las arreglamos para afianzarnos en la vida después de graves contratiempos? No todo el mundo parece ser igualmente bueno para lidiar con los severos golpes del destino. Para afrontar las dificultades y aprender de ellas la resiliencia juega un papel clave.

Por ejemplo, si alguien pierde a alguien cercano o si tiene una enfermedad grave: algunas personas se derrumban y quedan marcadas por ello durante toda su vida. Otros emergen fuertes de estas situaciones de crisis y encuentran el camino de regreso a su antigua forma de vida positiva. ¿Por qué algunas personas pueden sacar provecho de una fuerza interior, mientras que otras fracasan? Y aquí es exactamente donde llegamos al concepto de resiliencia.

¿Qué es exactamente el término resiliencia? 

En psicología, la resiliencia describe la capacidad de una persona para superar los momentos dolorosos de la vida y reconstruirse a sí misma a pesar de las circunstancias adversas.

Sin embargo, la resiliencia no significa que alguien sufra menos que otros y simplemente que sea más fuerte que los demás. Más bien, la resiliencia consiste en diferentes pasos, es decir, tomar nota de un trauma, ya sea una crisis, un duelo, una separación, una experiencia de violencia, enfermedad, etc., de aprender a «vivir» con él, a recuperarse, a desarrollar nuevamente el optimismo y tal vez incluso salir fortalecido de la crisis.

Por lo tanto, a menudo se hace referencia a la resiliencia como el sistema inmunológico del alma. Al igual que en una enfermedad grave, nuestro cuerpo y nuestra mente tienen un arma contra los reveses graves. No funciona de la noche a la mañana, pero te recuerda que en algún momento todo estará bien.

Desafortunadamente, no todas las personas están igualmente dotadas de esta capacidad de recuperación psicológica. Después de una enfermedad grave, algunas personas dirán que, en retrospectiva, lo verían como una oportunidad para reiniciar su vida. Otros en la misma posición te odiarán profundamente por tal dicho.

En definitiva, es un regalo hacer frente a las crisis e incluso utilizarlas como una oportunidad para avanzar en el propio desarrollo. Muchas personas tienden a la desesperación, quizás recurren al alcohol, las drogas y otras sustancias adictivas, se deprimen, desarrollan trastornos de ansiedad o se aíslan internamente.

Te proponemos que hagas nuestro test propio de resiliencia, es gratis y solo te llevará unos minutos. De esta forma sabrás lo resiliente que eres: Test de resiliencia efectivo

Desarrollo del concepto de resiliencia 

El concepto de resiliencia se remonta a la década de 1950. El psicólogo estadounidense Jack Block reconoció la capacidad de la resiliencia en un estudio a largo plazo con niños pequeños sobre el tema del desarrollo de la personalidad. Siguieron más escritos y estudios, incluido el «Estudio de competencia» de 1961 del psicólogo Norman Garmezy.

La psicóloga del desarrollo estadounidense Emmy Werner y su colega Ruth Smith en 1971 hicieron una contribución enormemente importante a la investigación de la resiliencia con los resultados de su estudio a largo plazo con niños de la isla de Kauai (Hawái). Los investigadores habían acompañado a unos 600 niños durante 40 años e identificaron varios factores que ayudaron a los niños a construir una vida exitosa a pesar de la pobreza, un hogar roto y poca educación. Además, Emmy Werner reconoció que la resiliencia no es innata, pero se puede aprender.

Sin embargo, la resiliencia no solo nos ayuda con golpes extremos del destino y traumas fuertes, sino también, por ejemplo, con desafíos y problemas cotidianos, como las consecuencias del estrés, un rechazo en el trabajo o cuando alguien claramente nos rechaza. Aquí, también, nuestra fortaleza nos ayuda a desarrollar la resiliencia y a volver a ver de manera positiva.

La resiliencia no es innata 

Incluso si, según Emmy Werner, la resiliencia se puede aprender, nuestra infancia tiene un fuerte impacto en nosotros. Las experiencias de la niñez y el vínculo con nuestros padres o confidentes tienen una fuerte influencia en nuestras habilidades y también en nuestra resiliencia. Porque de niños también nos fijamos en cómo resolvemos problemas o reaccionamos en tiempos de crisis por parte de nuestros padres. Una vez que los niños han experimentado la seguridad y la confiabilidad ayuda enormemente.

Entrenar resiliencia

En última instancia, hay ciertos rasgos de carácter que son importantes para una fuerte resiliencia. Cuanto más te unes, mayor será la resiliencia. Y aquí es exactamente donde puede comenzar por sí mismo si desea fortalecer su capacidad de recuperación, porque nuestras habilidades e idiosincrasias no están escritas en piedra. Definitivamente podemos trabajar en nosotros mismos.

Factores de resiliencia: los 7 pilares de la resiliencia

  • Optimismo

Quienes mantienen la confianza, incluso en los malos momentos, de que todo mejorará, se mantienen fuertes. Las personas resilientes hacen lo mismo. Y el pensamiento positivo los hace más resistentes. También ven los tiempos difíciles como un desafío para crecer.

  • Aceptación

Las personas con un alto nivel de resiliencia también aceptan una crisis en lugar de enfurecerse y lamentarse por qué les afectó más que a todas las personas. Ven estas cosas como parte de la vida, al igual que las cosas buenas.

  • Orientación a la solución

Aquellos que son resilientes reconocen la salida de la crisis y la utilizan. Las personas resilientes buscan activamente soluciones y, con frecuencia, salen fortalecidas de las crisis.

  • Responsabilidad personal

Las personas resilientes asumen la responsabilidad de una situación en lugar de buscar la culpa en los demás, porque eso solo te ralentiza. Por lo tanto, su estrategia es más inteligente porque puede ver mucho más claramente cómo se produjo la crisis y, por lo tanto, cómo puede salir de ella usted mismo.

  • Dejar el papel de víctima

A menudo nos quedamos conmocionados por nuestra miseria cuando nos sucede algo malo. Sin embargo, las personas con un alto nivel de resiliencia dejan este rol de víctima en algún momento. Dejas de sentir lástima por ti mismo y de sentirte impotente, pero busca las razones en ti mismo que llevaron a la situación.

  • Vínculos estrechos

Algunas personas se encierran en su frustración y difícilmente pueden ser ayudadas. Las personas con un alto nivel de resiliencia suelen tener una buena red que las atrapa. Y los amigos suelen ser la mejor cura en los malos tiempos. Otra cosa que marca la diferencia es que las personas resilientes buscan ayuda. También resuelven problemas junto con quienes les rodean, no solos.

  • Orientación hacia el futuro

Las personas con un alto grado de resiliencia también son progresistas. Son conscientes de que también hay malos momentos y por eso piensan de antemano qué hacer en el evento. Y esta gestión de crisis le ayuda enormemente en caso de una crisis, porque no se desliza por ella sin estar preparado.

A veces, el control de acciones también se incluye como un pilar. El punto aquí es que las personas que son muy resilientes rara vez son impulsivas. Parecen más controlados y considerados en todo lo que hacen, no se quejan cuando las cosas se complican.

¿Soy resiliente?

Ahora puedes averiguar si eres poco o muy resistente repasando los puntos individuales. Si muchas de las características mencionadas anteriormente se aplican a usted, tiene un alto nivel de resiliencia. Si solo hay algunos rasgos de carácter que se aplican a ti, tienes una resiliencia menos pronunciada.

¿Cómo puedo fortalecer mi resiliencia?

Si observa las características mencionadas anteriormente, verá que se pueden derivar consejos sobre cómo volverse más resistente y trabajar en su resiliencia.

Enfrentar crisis con resiliencia
Enfrentar crisis con resiliencia
  • Acepte las crisis en lugar de quejarse

A veces tienes que aceptar que no puedes hacer algo, que no conseguiste trabajo, que lastimaste mucho a tu pareja o que tienes estrés y problemas con tus amigos. Cualquiera que luego saque la cabeza de la arena en lugar de clavarla en la arena ya ha dado el primer paso para salir de la crisis. Este conocimiento puede ayudar a personas con poca capacidad de recuperación.

  • Aprender de crisis anteriores

Aquellos que se han abierto paso a través de una crisis y la han superado emergen más fuertes y, por lo tanto, hacen algo por su resiliencia. La próxima vez que sea derrotado puede decirse a sí mismo: yo ya he pasado por mucho, yo también puedo hacerlo, por eso tiene sentido tomarse su tiempo después de una mala etapa y analizarlo todo por sí mismo.

  • Ámate a ti mismo

Esto puede sonar extraño, pero todos ciertamente se han sentido avergonzados o quizás incluso se han odiado a sí mismos en un momento u otro por algo que hicieron. Sin embargo, denunciarte y perder el respeto por ti mismo no te ayuda en la vida. En algún momento deberías poder perdonarte. Y empieza a gustarte de nuevo y a creer en ti mismo. Esto también ayuda enormemente en tiempos de crisis a que creemos en nosotros mismos.

  • Haz buenos amigos

Un grupo de amigos que pueda ayudarte en una emergencia es extremadamente importante en cada crisis. Ya sea solo la frustración con el trabajo o la decepción con la pareja, poder hablar con un buen amigo siempre ayuda. Entonces, debes darte cuenta de que esto fortalece mucho tu capacidad de recuperación. Y no solo los buenos amigos, otros contactos sociales en el trabajo, en el tiempo libre o incluso los vecinos pueden darnos estabilidad en la vida. Use esto para su fuerza interior.

  • Sea realista

A menudo queremos demasiado y preferiblemente todo a la vez y directamente. Pero vea la vida tal como es: ningún estado súper-mega-feliz es permanente. Por lo tanto, no debemos emular imágenes absolutamente irreales en la vida que no podemos satisfacer y que nunca lograremos. Eso te hace infeliz e inestable. Aun así, es muy importante tener metas y sueños en la vida y mantenerlos. Simplemente no establezca sus metas infinitamente altas. Eso te hace más feliz a largo plazo y, a veces, puedes avanzar lenta e indirectamente hacia la meta absoluta de tus sueños.

  • Sea objetivo en una crisis

Sin duda, es más fácil decirlo que hacerlo, pero a veces es útil usar la terapia de grupo de comparación. Con demasiada frecuencia tenemos la sensación de que el mundo es malo y desagradable solo para nosotros, y nuestra situación suele ser muy cómoda. Cuántas personas en el mundo ni siquiera tienen el mínimo indispensable. ¿Cómo pueden sentirse con toda la miseria que los rodea? Lo que a menudo vemos como una gran desgracia y un obstáculo insuperable no es tan insuperable si lo miramos de cerca. Así que tenemos que intentar «desdramatizar» las crisis lo mejor que podamos.

Psicólogo y sexólogo de profesión con número de colegiado AO09281. Creador y administrador de Ciberpsique. Me dedico a la redacción online desde hace más de 10 años. Disfruto creando contenido de psicología y salud mental, intentando que resulte interesante para cualquier persona.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad