Mindfulness para una mayor presencia y resiliencia

Tiempos de pandemia, de inflación, de crisis económica, etc. Puede que sean tiempos difíciles sobre todo dependiendo de con qué otros tiempos los comparemos, pero no podemos olvidar que son nuestros tiempos. 

Y como se suele decir, la vida no es siempre de color de rosa, y a lo largo de la misma solemos enfrentarnos a múltiples problemas de diversa importancia. Siendo prácticamente imposible resolverlos de forma adecuada. 

También solemos llevar con nosotros una considerable carga emocional, mochilas emocionales que aunque tratemos de eliminarlas no solemos conseguirlo porque ahí continúan tanto a nivel profesional como personal. 

¿Has pensado en alguna ocasión cómo afrontamos las situaciones más difíciles de nuestras vidas? 

Es decir, de qué forma reaccionamos ante los sucesos más traumáticos como puede ser el fallecimiento de una persona querida, cómo afrontamos un despido o el propio desempleo, así como las enfermedades o cualquier evento catastrófico. 

Como posiblemente hayas podido comprobar en más de una ocasión, no todos reaccionamos de la misma forma ante un acontecimiento o suceso de este tipo. 

Eso suele ser porque con el paso del tiempo logramos adaptarnos a esos eventos que pueden cambiar de forma drástica nuestras vidas, resultarnos traumáticos en mayor o menor medida. 

En estos casos, la capacidad de resiliencia es lo que nos va a permitir adaptarnos y superar en mejor medida dichas situaciones. Pudiendo ser la resiliencia una gran aliada en estos casos. 

Pero, ¿Qué es la resiliencia? 

Como indica la psicóloga Esmeralda Salinas en su artículo en Mujer y Salud, la resiliencia en lo que al campo de la Psicología se refiere, ha sido definida en múltiples ocasiones por diversos autores. Y parece que fueron los psiquiatras M. Rutter y B. Cyrulnik, inspirados en el concepto físico de resiliencia, los que introdujeron el término a la Psicología para denominarla con dos definiciones complementarias:

  1. La habilidad de las personas de superar la adversidad, tragedias o acontecimientos fuertemente traumáticos.
  2. La capacidad de recuperación y de seguir desenvolviéndose y viviendo, incluso, en un nivel superior con el desarrollo de recursos desconocidos por la persona, pese a las circunstancias difíciles o traumáticas por las que se haya atravesado.

Por ello, podríamos decir que una persona resiliente es aquella que cuando ha estado bajo circunstancias vitales estresantes o a factores biológicos adversos (enfermedades graves, accidentes, tragedias, problemas familiares, duelos, situaciones de trabajo estresantes, etc.) ha sido capaz de afrontarlas, superando estas situaciones o incluso siendo transformada por estas circunstancias. La resiliencia por tanto se va ejercitando en un proceso que requerirá esfuerzo y tiempo.

Ser resiliente

Ayuda de profesionales 

Ante estas situaciones adversas, es muy importante acudir a especialistas cualificados como psicólogos y psiquiatras que nos puedan ayudar, porque nuestra salud mental es vital. 

Si acudimos a un fisioterapeuta cuando tenemos un dolor físico, así como al médico cuando tenemos otros dolores, ¿Por qué no acudimos a un especialista en salud mental cuando algo nos impide llevar una vida con normalidad?  

Es decir, cuando tenemos un dolor emocional, cosas que nos preocupan excesivamente, nos angustian, nos impiden dormir con tranquilidad, cuando no conseguimos entender y gestionar lo que sentimos, etc. Debemos normalizar ir a la consulta de psicólogos y psiquiatras como vamos a las de cualquier otro especialista en salud. 

Mindfulness para una mayor presencia y resiliencia 

El mindfulness es un abordaje que consiste principalmente en estar plenamente presentes en lo que estamos haciendo momento a momento. Podríamos decir que la práctica del mindfulness en la vida cotidiana es un entrenamiento de la atención plena con el objetivo principal de calmar nuestra mente, la que por lo general suele estar muy agitada. 

Obteniendo excelentes resultados tanto a nivel mental como físico cuando se consigue calmar la mente y aumentar los momentos de atención plena. 

El mindfulness y la práctica de atención plena nos ayudarán a desarrollar una mayor resiliencia. La que nos permite afrontar mejor cualquier adversidad. 

Además, reduciremos considerablemente los pensamientos negativos que podamos tener, así como la ansiedad y las consecuencias de la misma. 

Estos momentos de atención plena son especialmente necesarios porque nos pasamos gran parte de nuestro tiempo lamentándonos por cosas que hicimos en el pasado o preocupándonos por lo que nos pueda suceder en un futuro. 

Por ello cuando conseguimos estar en el aquí y el ahora, enfocados en las cosas que estamos realizando en el momento presente estamos transformando nuestros hábitos. 

Genera claridad a nivel mental, aumentando también nuestra capacidad de prestar atención, además de aumentar nuestra capacidad de aprendizaje, haciendo que seamos también más compasivos. Podríamos decir que nos ayuda a conectar mejor con lo que pueden sentir otras personas. 

Calmar ansiedad

Mindfulness para la ansiedad y para dormir mejor

Se ha demostrado que con el mindfulness se puede reducir la ansiedad, mejorando también la depresión. 

Para dormir es muy adecuado, porque resulta complicado poder dormir bien cuando está tensa una persona. La práctica del mindfulness nos ayudará a generar un estado previo de relajación muy beneficioso para la conciliación del sueño y de un mejor descanso. 

Relajación contra el estrés 

La meditación mindfulness no es una práctica que nos ayuda a relajarnos, también nos ayuda a calmar la menta cuando está agitada, permitiéndonos ver cualquier cosa con mayor claridad. 

Nos ayuda a conocernos mejor, comprendernos, evitar juzgarnos y entendernos siendo más conscientes de las reacciones que tenemos. En resumen, nos ayuda a gestionar mejor las emociones. 

Cuando conocemos y comprendemos mejor lo que nos está pasando es cuando podemos gestionar la autorregulación, que sería lo más parecido a la gestión de las emociones. 

 

Psicólogo y sexólogo de profesión con número de colegiado AO09281. Creador y administrador de Ciberpsique. Me dedico a la redacción online desde hace más de 10 años. Disfruto creando contenido de psicología y salud mental, intentando que resulte interesante para cualquier persona.

Deja un comentario

Suscríbete a CIBERPSIQUE

Suscríbete a CIBERPSIQUE

Suscríbete a Ciberpsique para recibir las nuevas noticias, test y recursos exclusivos de salud y psicología que tenemos para ti.

Suscripción exitosa!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad