Comunicación emocional: las claves para saber conectarse y expresarse mejor

Si dominas el arte de la comunicación emocional, lograrás que los demás se abran más contigo, se sientan más cercanos y tengan más confianza en ti. Comprender las emociones significa comprender más profundamente los mecanismos que nos hacen humanos.

¿Alguna vez te sentiste tan enfadado que no pudiste decir lo que estabas pensando sin perder el control? ¿Tienes problemas para dejar en claro lo que quieres comunicarle a tu pareja o hijos y estos no entienden claramente lo que quieres decirles? La comunicación emocional es un aspecto más que muchos de nosotros necesitamos aprender.

Sabemos que la comunicación es ese mecanismo que nos permite transmitir un mensaje entre dos personas. A simple vista, no hay nada más sencillo. Sin embargo, una gran parte de la población aún no sabe cómo controlar este proceso.

Hay quienes solo escuchan para responder, aquellos que discuten sobre cualquier cosa, los que utilizan un lenguaje agresivo y aquellos que son incapaces de entender la comunicación no verbal. No se trata solo de enviar un mensaje desde un remitente a un destinatario, la verdadera comunicación va mucho más allá.

Somos seres emocionales que razonamos, y todo lo que hacemos y pensamos tiene un claro componente emocional. Saber dominar, comprender e incluso apreciar este tipo de acto comunicativo mejorará las relaciones y, además, nos hará sentir más competentes y esto aumentará nuestra autoestima.

Por todo esto, el hecho de saber dominar y comprender nuestras emociones y las de los demás nos permite beneficiarnos mucho más de nuestras relaciones.

Comunicación emocional: ¿cómo puede ayudarnos?

La comunicación emocional no es solo una habilidad que facilita nuestras relaciones. También es una herramienta utilizada por muchas empresas de publicidad. De esta manera, estudios científicos, como los llevados a cabo por el doctor Blair Kidwell de la Universidad de Ohio, nos recuerdan que cualquier campaña capaz de conmover al consumidor genera un mayor impacto y mejora las ventas.

La comunicación emocional adecuada deja una huella en el cerebro y, por lo tanto, sabiendo dominar la inteligencia emocional y controlar lo que sentimos para poder expresar correctamente lo que pensamos nos hará experimentar muchos beneficios, como los siguientes:

  • Evitaremos conflictos y malos entendidos. Además, la comunicación emocional nos permitirá expresar nuestro desacuerdo de forma asertiva, sin perder la calma, para llegar mejor a acuerdos.
  • Estableceremos una mayor proximidad con nuestros interlocutores. Saber comunicarte a través de las emociones te permite crear lazos de confianza más duraderos.
  • Nos ayudará a expresar nuestros sentimientos con claridad y asertividad.
  • Lograremos mostrar más empatía hacia quienes nos rodean y descifrar su lenguaje no verbal.
  • Hablar de nuestras emociones da legitimidad a nuestras acciones. En otras palabras, nos permite explicar por qué hicimos ciertas cosas.
  • Nos sentiremos mejor. A veces, emociones como la ira o la frustración se quedan atrapadas en nosotros cuando no expresamos correctamente cómo nos sentimos, por lo que la comunicación emocional es la mejor forma de hacer esto.

Comunicar emociones

¿Cómo desarrollar mis capacidades de comunicación emocional?

El primer paso para mejorar nuestras habilidades de comunicación emocional es comprender que las emociones y los pensamientos surgen simultáneamente. Cuando estamos enojados, por ejemplo, es habitual que el flujo de pensamientos sea mucho más rápido y desordenado.

Además, estas ideas generalmente se filtran por la incomodidad. Por lo tanto, no siempre es suficiente prepararnos para lo que vamos a decir en una conversación complicada. Lo primero que debes hacer es regular cómo te sientes: solo así lograrás expresarte de manera asertiva.

Conciencia y regulación emocional

No podrás dar un discurso o una conferencia eficaz si experimentas una gran ansiedad que te paraliza por completo. Y tampoco podrás resolver un problema con tu pareja si te sientes atrapado en una contradicción, enojo o ansiedad.

Primero debes enumerar cada emoción que sientes:  dale espacio, entiéndela y canalízala. Cada emoción juega un papel que debemos comprender y solo cuando hayas regulado cada sentimiento y cada sensación podrás explicarte con claridad y seguridad.

Empatía: entiendo tu realidad y la respeto

La empatía es poder ponerte en el lugar del otro y luego recuperar el tuyo, después de haber conocido la realidad del otro. Es importante que entiendas que no consiste en absorber las emociones de los demás, sino que es cuestión de saber leer, adivinar y comprender lo que siente la persona que tenemos delante para actuar en consecuencia.

La empatía también requiere saber observar y escuchar, ya que los gestos a veces revelan realidades que las palabras no pueden decir. El tono de voz muchas veces dice mucho más que un mensaje. Presta a tención, siente, lee entre líneas y responde en sintonía y con respeto al estado emocional de la otra persona.

El lenguaje de la confianza

La comunicación emocional tiene un ancla que la estabiliza, la facilita y que permite un buen intercambio de información. Estamos hablando de la confianza. Para establecerla con nuestro interlocutor, podemos utilizar los siguientes consejos:

  • Utilizar una sonrisa empática, evitando forzarla. Se trata de dibujar una sonrisa en el rostro que demuestre accesibilidad y positividad.
  • Asentir con la cabeza. De esta manera, le hacemos saber a la otra persona que la entendemos y que estamos prestando atención a lo que dice.
  • Una mirada de bienvenida. La comunicación emocional no es posible si no se miran a los ojos.

El uso correcto de la comunicación emocional es la columna vertebral de las relaciones felices

Asertividad: comunicación efectiva y respetuosa

El asertividad es la capacidad de comunicarte de manera efectiva, segura y respetuosa. Gracias a ella, los diálogos son más armoniosos, llegamos a acuerdos y resolvemos problemas. Estos son los mejores consejos para comunicarte con asertividad:

  • Deja a un lado los pensamientos negativos.
  • Cree en lo que sientes y en lo que quieres decir. Tu verdad, tus necesidades y tus ideas deben ser escuchadas.
  • Presta atención a lo que la otra persona te está diciendo y escucha activamente y con respeto. No dejes que tus emociones te encierren.
  • Deja pasar unos segundos antes de responder.
  • Se concreto. Los mensajes cortos son más directos y se entienden mucho mejor.
  • Concéntrate en los hechos, no en los juicios.
  • Transmite calma y positividad.

Todos podemos desarrollar aún más nuestra comunicación emocional, todo lo que se necesita es un poco de voluntad y compromiso para cambiar. ¿Entonces, estás listo/a?

Psicólogo y sexólogo de profesión con número de colegiado AO09281. Creador y administrador de Ciberpsique. Me dedico a la redacción online desde hace más de 10 años. Disfruto creando contenido de psicología y salud mental, intentando que resulte interesante para cualquier persona.

Deja un comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad