Polígono de Willis: anatomía y funciones neurológicas

Si has estudiado psicología, anatomía o un tema relacionado con la salud, es probable que en alguna ocasión hayas oído hablar sobre el polígono de Willis. Esta es una de las estructuras arteriales más importantes de nuestro cerebro, pues juega un papel determinante para el correcto funcionamiento del mismo. Conoce aquí, qué es y cómo funciona el polígono de Willis.

¿Qué es el polígono de Willis?

Como se acaba de mencionar, el polígono de Willis es una de las estructuras más importantes de nuestro cerebro, pues se encuentra ubicada en la base del mismo, muy cerca del hipotálamo y de la glándula pituitaria.

Dicho polígono tiene forma heptagonal, jugando un papel trascendental en la conexión de las arterias carótidas internas del cerebro, como en el de la arteria basilar y lo relacionado a este sistema. Por un lado, estas arterias carótidas internas se ocupan de la irrigación en la zona anterior del cerebro, mientras que, en el área posterior pueden encontrarse las arterias vertebrales cumpliendo otras funciones.

Por esto, se dice que el funcionamiento de este sistema se lleva a cabo de manera ‘anteroposterior’. Siendo el polígono arterial, el encargado de una de las funciones cerebrales más importantes: la irrigación de sangre a distintas áreas del cerebro. Además, el origen del nombre de este polígono fue asignado en reconocimiento a quién descubrió el funcionamiento del mismo y su gran composición durante el siglo XVIII, el neurólogo Thomas Willis.

Polígono de Willis anatomía

Anatomía del polígono de Willis

El polígono de Willis se caracteriza tanto por su estructura heptagonal como por el hecho de conectar los sistemas circulatorios cerebrales anterior y posterior. Estos dos sistemas circulatorios a su vez, están formados por algunas arterias que procederemos a mencionarte a continuación:

Arterias que conforman el polígono de Willis anterior

  • Oftálmica
  • Cerebral media y anterior
  • Estriadas
  • Comunicante anterior y posteriores
  • Coroidea anterior

Tal como se dijo anteriormente, esta parte del sistema circulatorio cerebral es la encargada de la irrigación sanguínea interna del cerebro. Abarcando así, un mayor espacio de flujo sanguíneo en cuanto a los hemisferios cerebrales se refiere.

Polígono de Willis posterior

Por su parte, el polígono de Willis posterior cumple la importante función de permitir que exista circulación sanguínea en el área cerebral. En cuanto a la formación del sistema de este polígono, el mismo cuenta con la ‘arteria basilar’, que se encuentra conformada por diversas arterias que conforman el sistema vertebrobasilar, las cuales procederemos a mencionarte brevemente:

  • Cerebelosa superior y anterior.
  • Cerebelosa anterior y posterior.
  • Cerebral anterior.
  • Pontina.
  • Espinal anterior y posterior.

Tanto el polígono de Willis anterior como el posterior, juegan un papel de gran importancia en nuestro cerebro al permitir la irrigación sanguínea en sus diversas zonas. Motivo por el cual, resulta importante conocer sobre estos, pues son parte de una de las estructuras primordiales del cerebro.

Funciones neurológicas

Además de todo lo mencionado con anterioridad, debe saberse que el polígono de Willis también juega un papel importante en el correcto desempeño de nuestras funciones neurológicas. Siendo fundamental para que exista un equilibrio tanto mental como motor. Tanto así, que en algunas de las siguientes funciones neurológicas que procederemos a mencionarte, es necesario el funcionamiento correcto del polígono de Willis para que estas se desenvuelvan con normalidad.

  • Lo relacionado con la sincronización, así como funcionamiento del sistema motor.
  • En lo relativo al equilibrio emocional
  • Para que exista un correcto funcionamiento del lenguaje.

En caso de que exista una falla grave en las estructuras de este polígono, los daños podrían repercutir de una manera bastante seria, siendo capaz de producir desde afasias, hasta algún desequilibrio que pueda afectar el sistema motor. Llegando incluso, a ocasionar parálisis de manera parcial en el cuerpo, aunque el nivel del daño dependerá del área afectada.

Siendo así, el polígono de Willis una de las estructuras arteriales más complejas y completas en cuanto a su funcionamiento se refiere. Por lo que, resulta de vital importancia el funcionamiento adecuado del mismo para que numerosos procesos en nuestro cerebro y cuerpo a nivel general, puedan llevarse a cabo sin problema.

Deja un comentario